Google Analytics Alternative

domingo, 2 de octubre de 2016

Las tres razas Españolas.

El manco de Lepanto en su genial Libro “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha” dio a conocer a dos personajes citados como Don Quijote y Sancho Panza, algunos aplicados trataron de probar la similitud con el carácter Español, pero la historia cambia para todos, y hoy por hoy ese Hidalgo caballero Español que solo tenía recuerdos vagos de mejores tiempos y grandes batallas, como Sancho Panza y la felicidad que le daba estar acompañado de una hogaza de pan, y de su Burro para hacerse sentirse más listo que el animal, de los dos, solo queda este último. Ya que esa estrategia de marketing que se sacaron algunos de la manga para dar a conocer el carácter Español en las peripecias de Don Quijote ya no tiene sentido, pues la actualización en temas de forma cambia cuando hay otras realidades que superan a la ficción.

Yo compararía los caracteres Españoles de esta forma:

. El Toro Bravo y El Lince Ibérico dos especies emblemáticas de España, bueno una más emblemática que la otra, y la restante en peligro de extinción. Hablemos del Toro Bravo, un animal muy Español, de raza fuerte y noble, pero en cambio solo se le da la posibilidad en la mayoría de los casos a morir torturado delante de todos en forma de espectáculo, mareado, apuntillado, banderilleado y mutilado.  Ese es el toro español, mientras es joven pasta entre los suyos, arropado y rodeado de un buen carácter social, un poco egoísta pero interiormente rico y generoso, espera con paciencia que la suerte le cambie. Cuando este español decide salir del arropo de su familia para concebir la suya se encuentra un escenario cruel y despiadado, donde gran parte de su esfuerzo se lo arrancan como de un tirón de bolso se tratara: sueldos que no son realistas con el nivel de vida del país, buitres en forma de bancos y empresas de servicios que esperan saltar y debilitar sin escrúpulos al hombre de bien, arrancándole trozos de carne en forma de letras bancarias para ir suavizándolo, sacado de su lugar de origen y llevado a ciudades con vallas de impuestos en electricidad, agua, basuras, contribución, zonas azules, IVA, multas, radares etc. El español aguanta como un toro con la nobleza y fuerza que le caracteriza la raza, pero su poderío cada vez escasea mas para terminar rendido y totalmente desecho en la arena. 

. El Lince Ibérico, un animal listo, avispado, fiel con su familia y elegante estandarte de la Península Ibérica, pero poco a poco se le están acabando los territorios de libertad, y su calidad de vida está muy amenazada, atropellos, disparos, epidemias, un desastre. Este es el Lince Ibérico, otro carácter de la raza Ibérica, escurridizo, fuerte, buen cazador, visible cuando quiere, un ser libre y sin dueño, capaz de explorar nuevos territorios y adaptarse si lo viese necesario a ellos, no participe de espectáculos ni de encierros prolongados.

 Y luego tenemos al otro carácter bien descrito en nuestro libro más internacional. Sancho Panza disfrutando del espectáculo,  sintiéndose ajeno a la realidad, sin relacionar su presente con los otros ciudadanos de este país, pensando que nunca le tocara, porque van bien y siguen las normas, porque es previsor y siempre hacen lo correcto sin darse cuenta que está siendo envenenado con desinformación, futbol y farándulas televisivas, sin percatarse que la España en la que vive está dejando de ser orgullosa y libre, para convertirse en el país de la pandereta y los excesos de personajes que han demostrado poco amor hacia su patria. Sancho Panza no piensa más que tener una hogaza de pan que le caliente la barriga, y un burro que le haga sentirse superior mientras mira sin ver como atropellan nuestro presente y desmontan nuestro futuro. El vecino Sancho Panza aunque rebosa de buen corazón sus actos son manipulables y obedecen a la palabra de unos amos que no son señores de buena tinta.

Y volviendo a la ficción sin dejar de lado la realidad, El hidalgo caballero Don Quijote de La Mancha ya solo vaga por el recuerdo de lo que antaño fue este país, pero esta historia para mi tiene la realidad viviéndose todos los días en las publicaciones de diarios pero sin referirse a ellas como hay que presentarlas “España se rompe, por culpa de unos idiotas que saben muy bien lo que hacen” “El Toro Bravo se queja porque el Lince se quiere ir” “El Lince se quiere ir porque si tiene una pequeña posibilidad de eliminar a los idiotas que gobiernan España, sería el acto más patriótico que pudieran hacer por este país” …Hay que despertar Españoles, y si se tiene que boicotear a empresas, a partidos políticos, a la monarquía, pues dejemos de consumir sus productos y démosle donde más le duela; toquémosle el bolsillo y funcionemos como un pueblo, no como 17 tribus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar.